IACC-Logo, back to IACC-Home

INTERNATIONAL ANTI-CORRUPTION CONFERENCE (IACC) English version
Version française
Programme
Papers
Organisers
Registration
Past IACCs
Sponsors
Contact

Lima
Declaration 

Durban
Commitment

Privacy Policy

Impressum

   The 9th International Anti-Corruption Conference


EL COMPROMISO DE DURBAN RESPECTO DE ACCIONES EFICACES CONTRA LA CORRUPCION

Nosotros, los 1.600 participantes de más de 100 países reunidos en la IXa Conferencia Internacional contra la Corrupción, bajo el lema "La Integridad Global en el 2000 y después", celebrada en Durban, Sudáfrica, del 10 al 15 de octubre de 1999, reconocemos que la corrupción es un fenómeno que constituye uno de los legados más debilitantes del siglo XX.

En vísperas del Tercer Milenio, reconocemos que, a menos que el flagelo de la corrupción sea combatido eficazmente, el mundo después del año 2000 será un mundo donde la pobreza (que ya ha alcanzado niveles inaceptables) se profundizará aún más; la legitimidad de los gobiernos se erosionará todavía más; proliferarán los abusos de los derechos humanos y los avances democráticos logrados en los últimos 50 anos serán destruidos.

No hemos venido a participar como representantes del gobierno, del sector empresarial, de la sociedad civil y organizaciones internacionales, ni como parte de instituciones y organizaciones, sino como individuos concientes, unidos en nuestro deseo de servir a la humanidad. Hemos venido a realizar una evaluación abierta y honesta del progreso realizado, de las dificultades encontradas, de los retos que enfrentamos y de nuestra respuesta ante estos retos. Por tanto, nos corresponde emprender en todos nuestros países e instituciones las tareas que aquí nos hemos planteado.

Tal como se señala en la Declaración de Lima, la corrupción es un mal que amenaza y reta a todos los pueblos del globo terráqueo, pero recae con mayor crueldad sobre los más pobres del mundo. Agudiza la pobreza; rebaja los derechos humanos; degrada al medio ambiente; desvía al desarrollo, incluido el desarrollo del sector privado; puede conducir a conflictos en y entre las naciones; destruye la confianza en la democracia y en la legitimidad de los gobiernos. Rebaja la dignidad humana y es condenada universalmente por las principales religiones del mundo.

A la vez, reafirmamos nuestra convicción de que una campaña exitosa contra la corrupción requiere la participación plena de todos los sectores de la sociedad, incluyendo, sobre todo, la sociedad civil, y con ella, la comunidad empresarial. Nuestra creencia básica es que ningún gobierno puede esperar enfrentar la corrupción eficazmente sin el apoyo activo y la participación de sus ciudadanos. Por nuestra parte, aceptamos, como nuestro deber solemne, combatir eficazmente la corrupción en el lugar y en el momento en que se produzca.

Reunidos aquí por primera vez en el continente africano, nos sentimos conmovidos por los especiales aportes de nuestros colegas africanos, al darnos a conocer sus propios criterios respecto de este mal que comparten con todas las regiones del mundo. Nos adherimos a su convicción de que Sudáfrica y Nigeria tienen funciones de liderazgo que realizar en la lucha dentro del continente.

Tuvimos el honor de que Su Excelencia el Sr. Thabo Mbeki, Presidente de la República de Sudáfrica, inaugurara nuestras deliberaciones. En su discurso, pletórico de retos y estímulos, delineó la magnitud de los desafíos que enfrentamos. Recordando una observación de George Soros, expresó que "No está bien hacer que la supervivencia del más fuerte sea el principio guía de la sociedad civilizada..." Según estas palabras del presidente Mbeki, nuestra tarea no es menos que asegurar que los "estados legítimos y democráticos ...(desarrollen) las normas sociales que luchen contra un individualismo pervertido y antisocial."

También tuvimos el honor de escuchar a distinguidos oradores de todos los sectores de la vida privada y pública, entre los que se encontraban Su Excelencia el Sr. Festus Mogae, Presidente de Botswana; el Presidente del Tribunal Supremo de Bangladesh, el Sr. Mustafá Kamal; el Administrador del PNUD, el Sr. Mark Malloch-Brown; el Sr. Ronald K. Noble, secretario general designado de la INTERPOL y el Sr. Ronald Wilson, presidente de Río Tinto. El Secretario General de las Naciones Unidas, el Sr. Kofi Annan y el vicepresidente de los Estados Unidos, el Sr. Al Gore (quien convocó una conferencia internacional contra la corrupción en Washington durante el pasado mes de febrero) nos enviaron mensajes de apoyo y aliento. El discurso de la Sra. Wangari Maathai, del Movimiento Greenbelt de Kenya constituyó un motivo de inspiración. El Honorable Penuell Maduna, Ministro de Justicia de Sudáfrica, presidió nuestra conferencia con gran capacidad y Su Excelencia, el Sr. Joseph Zuma, vicepresidente de Sudáfrica, clausuró nuestro encuentro. Se anexa una lista completa de los oradores en el plenario.

Guardamos silencio en el marco de nuestro respeto por Mwalimu Julius Nyerere primer Presidente de Tanzania, quien falleció durante nuestro encuentro y quien había deseado estar con nosotros. Todos compartimos la pérdida para Africa de un líder de la independencia de la más alta intergridad.

Nuestra conferencia fue esencialmente una reunión de trabajo. Durante la semana asistimos a no menos de 41 talleres individuales. Cada taller versó sobre las medidas prácticas a tomar contra la corrupción en esferas tan variadas como el lavado de dinero, suministros públicos, educación pública, ética del sector empresarial y público, y el incremento de la toma de conciencia a través de las artes de la actuación. Cada taller presentó medidas prácticas que pueden y deben tomarse al avanzar nuestra campaña. Estas medidas se divulgarán ampliamente a los grupos y a los interesados a quienes están dirigidas y se incluirán en Internet (www.transparency.org). Les alentaremos, observaremos el progreso alcanzado y presentaremos un informe detallado ante la Xa CIAA que ha de celebrarse en el 2001.

Recordamos reiteradamente que la lucha contra la corrupción no es una tarea exclusivamente a cargo de los funcionarios de la ley y del orden, ni siquiera es una tarea que les corresponde fundamentalmente. Cada juicio, cada acto de corrupción representa un fracaso de nuestros propios sistemas personales, sociales y organizativos desarrollados para evitar estas conductas. Recordamos, también, que "la mano que da" es al menos tan culpable como "la mano que quita". Cada fracaso en la recuperación de los ingresos de la corrupción, favorece su desarrollo.

Si bien existen acciones que precisan de todos a nivel internacional, la lucha por contener la corrupción en el nivel nacional es esencialmente una tarea interna, y la lucha ha de organizarse internamente. Los factores externos, incluidos los donantes, pueden ayudar a este proceso, pero para que sea eficaz y duradero, debe ser un proceso elaborado y dirigido localmente.

En este contexto, como en otros, recordamos la naturaleza holística de nuestro propio objetivo. Ninguno de nosotros trabaja en el vacío. Todos hemos de trabajar mancomunadamente, apoyando a los demás, si hemos de lograr cumplir con nuestra tarea.

Durante el transcurso de nuestro trabajo juntos, analizamos los logros de nuestra coalición a partir de nuestras deliberaciones en Lima, Perú, donde nuestra coalición global asumió este carácter.

Se ha logrado mucho pero aún queda mucho por lograr, especialmente para institucionalizar la lucha contra la corrupción en la sociedad civil en general, como también la transparencia, la rendición de cuentas y la integridad en las organizaciones internacionales y locales.

A nivel internacional, quizás lo más destacado ha sido el logro de la Convención de la OCDE contra el Soborno de Funcionarios Públicos en las Transacciones Empresariales Internacionales (que ahora debe ampliarse aún más y lograr ser plenamente eficaz. Mucho nos complació conocer que Sudáfrica pronto se integrará a esta convención); las medidas tomadas por algunos países en desarrollo para incrementar su capacidad para cooperar contra la corrupción; el progreso ulterior logrado con las convenciones contra la corrupción del Consejo Europeo (tanto criminal como civil); el apoyo a nuestros esfuerzos por parte de organismos internacionales ha crecido significativamente (incluidas acciones dentro de la Organización Mundial del Comercio); la Cámara Internacional de Comercio ha tomado medidas para promover prácticas antisobornos; los bancos de desarrollo multilaterales en particular, han comenzado a dar a conocer los nombres de contratistas corruptos y los han excluido de la participación en la licitación de los proyectos que financian y las asociaciones profesionales tienen cada vez mayor interés en nuestro tema.

A nivel local y nacional, la cantidad de oficinas de Ombudsman (protectores públicos) ha aumentado considerablemente; los países exportadores han comenzado a poner fin a la deducibilidad por concepto de sobornos y considerar un delito los sobornos en ultramar por parte de sus exportadores; una cifra creciente de países han comenzado a adoptar y ejecutar las estrategias holísticas contra la corrupción que hemos estado recomendando; cada vez se presta mayor atención a la protección de quienes se quejan y de los testigos; la cifra de códigos de conducta y de Cartas de Ciudadanos sigue creciendo.

Nada de esto es para sugerir que solamente hemos logrado progresar. Claramente en algunos países el movimiento ha sido mínimo, a veces negativo y los periodistas en particular, continúan estando expuestos a riesgos inaceptables al realizar las tareas propias de su trabajo. Así que, mientras nuestros avances nos alientan, reconocemos que la Declaración de Lima ha de ser nuestro instrumento de trabajo por algún tiempo. También renovamos nuestra esperanza, dada a conocer en Lima, de que a su debido tiempo se analizará la institución del Día Internacional de Acción por la Integridad, por parte de las Naciones Unidas.

Ante estos antecedentes y al acercarnos al nuevo milenio, NOS COMPROMETEMOS SOLEMNEMENTE a ejecutar las siguientes acciones:

Voluntad política Trabajaremos con todos los interesados para promover una voluntad política significativa para enfrentar la corrupción, y de modo que participen todos los sectores de la sociedad. Como estamos convencidos de que la sociedad civil tiene una función crucial que debe realizar, nos alegramos con la información dada a conocer por el PNUD ante nuestra conferencia , de que apoyará una Fundación de Asociados, iniciativa de Transparency Internacional, que servirá para aunar una participación más significativa por parte de la sociedad civil en todos estos procesos.

Innovaciones y desarrollo de buenas prácticas Desarrollaremos,identificaremos y difundiremos todos los ejemplos creativos y eficaces de buenas prácticas para la prevención y detección de la corrupción, tal como el ejemplo de licitación pública abierta presentada por el Alcalde de Seúl. Con este fin desarrollaremos sitios web y redes de información.

Cooperación internacional y regional Trabajaremos para maximizar la cooperación regional e internacional en la lucha contra la corrupción de forma práctica, fortaleciendo acuerdos mutuos de asistencia legal y promoviendo el desarrollo de convenciones contra la corrupción para las regiones de Asia y América. Quisiéramos que este amplio tema del combate contra la corrupción se incluyese en el orden del día de las principales organizaciones internacionales de comercio, la OIT y la UNCTAD. Además, trabajaremos para lograr la plena aplicación de la Convención del OCDE para Combatir el Soborno de Funcionarios Extranjeros y las convenciones contra sobornos del Consejo Europeo y de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para que los esfuerzos de los países se vean apoyados por acciones suplementarias. Apoyaremos acciones en las Naciones Unidas para alentar la criminalización de todas las formas de corrupción y ampliaremos el entendimiento de que la corrupción internacional, tanto por parte de quien la suministra como por parte de quien la demanda, deberá ser condenada.

Acogemos con beneplácito la programación del Segundo Foro Global sobre la Lucha contra la Corrupción y la Salvaguarda de la Integridad entre los Funcionarios de Justicia y de Seguridad en La Haya en el 2001; un foro gubernamental que puede servir para controlar críticamente la aplicación de las obligaciones que estipulan las convenciones por parte de gobiernos individuales, y como un foro que refuerce y se vea reforzado por nuestro propio trabajo dentro de la coalición IACC.

Transparencia en los suministros públicos Continuaremos nuestra labor por incrementar la transparencia en todas las esferas, especialmente en la de suministros públicos y crearemos asociaciones entre los sectores público y privado para desarrollar sistemas abiertos, confiables y competitivos, incluida la licitación pública a través de Internet. A nivel internacional esperamos que la OIT, entre otras, ejerza una función clave, incluida la conclusión de un acuerdo sobre transparencia en los suministros gubernamentales en la Reunión Ministerial en Seattle, en noviembre de 1999.

Integridad del sector privado Desarrollaremos normas empresariales que promoverán la integridad y equiparán al sector privado con un instrumento que pueda demostrar, de modo independiente y verificable, los compromisos individuales respecto de la integridad de sus prácticas empresariales.

Etica en la sociedad Como una exitosa campaña contra la corrupciónexige la plena participación de todos los sectores de la sociedad, incluida la más importante que es la sociedad civil, y con ella, la comunidad empresarial, trabajaremos para elevar las normas de la conducta ética dentro de la comunidad de ONGs, en el sector privado y en todos los servicios públicos y en nuestras sociedades.

Dinero y políticas Promoveremos el desarrollo de formas creativas paracontener la influencia corruptora del dinero sobre muchos de nuestros procesos democráticos, con énfasis en la limitación de su influencia al reducir los costes de elecciones y restringiendo los gastos.

Arte contra la corrupción Alentaremos la innovación de nuestros artistas para que utilicen sus habilidades en la comunicación de mensajes esenciales de toma de conciencia a una amplia comunidad, con énfasis en la elevación de los niveles éticos a lo largo de la sociedad y dándole poder especialmente a los marginados en las áreas rurales y urbanas deprimidas , para que logren reconocer la corrupción de que son objeto y puedan luchar contra ella.

Protección de quienes se quejan contra la corrupción Alentaremos el desarrollo de instituciones, leyes y prácticas que aseguren que ciudadanos responsables puedan informar sobre instancias de corrupción sin temor a represiones, dondequiera que ocurra, y asegurar que los medios de difusión puedan cumplir libremente su función primordial en exigir la rendición de cuentas de los individuos y las instituciones pertinentes.

Independencia de organismos contra la corrupción /aplicación de la ley Apoyaremos a las instituciones de nuestra sociedad que tengan la tarea de contrarrestar la corrupción para asegurar que la independencia sea respetada por todos, y que tengan los recursos adecuados para ello. Trabajaremos también para asegurar que habrán de rendir cuenta libres de injerencia política.

Uso de soluciones civiles para recobrar ganancias Alentaremos el desarrollo de procesos de jurisprudencia civil (es decir, no criminales) para que las ganancias obtenidas por concepto de corrupción sean identificadas y recobradas de forma más rápida que la permitida por el derecho penal debido al nivel de requerimiento de pruebas.

Iniciativas sectoriales Promoveremos iniciativas para contener la corrupción dentro de los sectores especialmente vulnerables tales como educación, servicios sociales, salud, construcción y minería, y alentar la dirección de estos sectores a que desarrollen y apliquen sus propias estrategias en asociación con los interesados pertinentes.

Comunidad bancaria Alentaremos a los miembros de la comunidad bancaria y otros para crear respuestas (incluidas obligaciones internacionales aplicables ) que registrarán las transacciones de forma eficaz, limitarán los niveles de lavado de dinero y facilitarán el retorno a los países en desarrollo de los dineros saqueados por sus dirigentes. Consideramos totalmente inaceptable que los dineros se inviertan en instituciones en los países desarrollados para beneficio de unos pocos corruptos, cuando sus dueños legítimos en el Sur requieren desesperadamente estos dineros para beneficio de toda la población.

Sistema judicial y el dominio de la ley Desarrollaremos enfoques capaces de restaurar la integridad al sistema judicial para que haya un mayor rendimiento de cuentas sin erosionar la independencia esencial del sistema judicial.

Aduana y policía Edificaremos y fortaleceremos asociaciones con administraciones de aduanas para detener la corrupción y facilitar los ingresos esenciales para el buen gobierno y para aumentar los salarios del sector público, como debe hacerse en muchos países. De forma similar, crearemos coaliciones locales para apoyar a los comisionados reformistas de la policía para así asegurarles del apoyo público a sus esfuerzos.

Cancelación de la deuda y Jubileo 2000 Apoyaremos la cancelación de la deuda dentro del marco del Jubileo 2000, subrayando la necesidad de asegurar que los beneficios fluyan a los miembros más necesitados de las sociedades de que se trate y no a las élites corrompidas.

Supervisión de la eficacia de las reformas Continuaremos el desarrollo de nuestras metodologías para analizar la naturaleza y la extensión de la corrupción y para evaluar la eficacia de reformas específicas.

En conclusión, expresamos nuestra gratitud por la calidez con que nuestros anfitriones nos han acogido, al Honorable Penuell Maduna, al gobierno de Sudáfrica y a su pueblo; por las excelentes condiciones creadas por el coordinador de la conferencia, el Dr. Danny Titus, el Consejo de la Conferencia Internacional contra la Corrupción y el TI Sudáfrica y el Comité Organizador Sudafricano. También a la organizadora de esta conferencia, Sra. Melanie Campbell y a su equipo tan capaz, que se ganaron nue stra admiración por la forma en que manejaron la logística de un evento inusualmente exigente.

Nuestra lucha será larga, ardua y sostenida. No se obtendrá la victoria fácilmente y de muchas maneras, será eterna. Los corruptos entre nosotros siempre tratarán de pervertir el bienestar de nuestras sociedades e instituciones. Nuestro compromiso es, por tanto, tan largo como decidido.

Esperamos verles de nuevo, en Praga, dentro de dos años, para analizar nuestro progreso sostenido y planificar los años futuros.

Phambili Nokulwa nenkohlakalo!
Adelante la lucha contra la corrupción!
A Luta Continua!
La lucha continúa!
Juntos podemos y podremos vencer!

Durban,
Sudáfrica
15 de octubre de 1999